11 julio 2006

Estudio absurdo

Impulsado por las altas temperaturas veraniegas he dedicado la tarde a reflexionar sobre la capacidad que tienen ciertos individuos para perder cosas importantes.

Al principio creí interesante analizar las estadisticas de cheques y efectos comerciales que se denuncian como extraviados pero desistí al no encontrar información susceptible de ser segmentada. Así que al final opté por estudiar algo todavía más absurdo.

El esfuerzo que supone la conclusión de carrera universitaria justifica que el título que acredita nuestros estudios tenga por lo general un importante valor emocional. ¿Qué clase de merluzo podría perderlo?

Pues bien, he examinado todos los anuncios aparecidos en el BOE entre el 1 de enero y el 7 de julio. He asislado los 641 casos en los que se denuncia la pérdida de uno de ellos y a continuación he tabulado la información que he considerado más relevante: sexo, carrera, universidad, fecha de obtención.

Estas son algunas de mis conclusiones:

  • Las mujeres son menos cuidadosas que los hombres. Los últimos datos publicados por el INE indican que en 2003 si bien el 59.5% de los titulados fueron mujeres (en los últimos años el porcentaje es similar, por ejemplo en 1999 fue del 59.2%) , éstas perdieron el 64,3% de los títulos analizados.
  • El 64,1% de los que solicitaron su duplicado por extravio habían obtenido su título con posterioridad a 1990. Este dato me permite otorgar cierta validez a la comparación de una variable de tipo stock como es la de "titulados" y otra que tiene caracter puntual ("pérdidas").
  • Por universidades los alumnos más despitados son los de la Complutense de Madrid, ya que aunque solo suponen el 6,8% de los titulados a nivel nacional (siempre con datos de 2003) publican el 14.2% de los anuncios de extravios.
  • Por titulaciones:
  1. Enfermería: 15.3% de los extravios (4.2% de los titulados)
  2. Carreras relacionadas con Magisterio: 15.3% de los extravios (14.3% de los titulados).
  3. Medicina: 6,6% de los extravios (2% de los titulados)
  4. Derecho: 6.1% de los extravios (7,3% de los titulados)
  5. Psicología: 3.9% de los extravios (2,8% de los titulados)

Menciones especiales:

a) A la Universidad Carlos III, ningún alumno perdió su titulo.
b) A la señora Adoración Lairo que extravió el suyo de Farmacéutica emitido en 1952. Aún estando jubilada reclama lo que le corresponde.


Con estos datos en la mano, ¿qué grado de confianza podemos dar a los profesionales sanitarios? Si es tan frecuente que pierdan sus títulos, debemos estar atentos. Lo mismo vamos a que nos quiten el apéndice y nos despertamos sin pene o con una memory stick inscrustada en el orto. La la misma advertencia vale con respecto a los maestros, los que nos arruinaron la infancia obligándonos a memorizar nombres de ríos y capitales africanas que ya no existen, no son capaces de guardar una cartulina.

2 Comments:

At mié. jul. 12, 11:06:00 a. m., Anonymous Nalez said...

Y luego te operan y se dejan las tijeras dentro.

Ains! Con lo majos que quedan los diplomas en el despacho! Yo tengo muchos:

- Diploma con matrícula de honor de la Guardería Dasy
- Diploma de natación de categoría gorro amarillo
- Diploma por participar en una carrera de gusanos
-....

Y un sinfín de otras valiosas cartulinas que cuelgo para impresionar a las visitas, aunque de la mayoría de cosas importantes que sé hacer no tengo ningún papel que lo demuestre.

Por cierto, hay que ver como te curras los posts!!

 
At vie. jul. 14, 12:55:00 p. m., Blogger salitre said...

En mi catálogo de frustraciones personales es posible encontrar un apartado dedicado a la "ausencia de trofeos conseguidos por méritos deportivos". Me siento tan fascinado por ellos que me he planteado adquirir uno falso para poder exhibirlo en mi hogar.

Un trofeo que acredite un tercer puesto en una competición de tiro es el complemento ideal al diploma emitido por asistir a un curso de "técnicas de control de la agresividad". O por ejemplo una medalla en un concurso de peluqueros combina muy bien con un diploma de "manipulador de productos derivados del uranio" o un certificado en "técnicas avanzadas de esquilaje caprino".

Lo de menos es que hayas conseguido por mecanismos lícitos esas distinciones, cuando se trata de impresionar a las visitas todo esfuerzo es válido.

 

Publicar un comentario

<< Home